atras

PORTUGAL PROHIBE LA CARGA Y LA DESCARGA

Portugal prohíbe la carga y descarga a los conductores de camión

Portugal ha tomado la decisión que tanto tiempo lleva reclamando el sector del transporte por carretera es España a los diferentes gobiernos que han pasado en los últimos años: a partir del 11 de septiembre aplicará el Decreto-Ley 57/2021 que, entre otras cosas, establece que las operaciones de carga y descarga deben ser realizadas por el expedidor o el destinatario que deben recurrir a trabajadores formados que no sean conductores. La nueva legislación lusa se aplicará a todas las cargas y descargas realizadas en Portugal, independientemente de la nacionalidad de la empresa de transportes o del conductor. En su artículo 23 C establece que en los casos en que la operación de carga o descarga sea responsabilidad del transportista, por haberlo establecido de forma expresa en el contrato, éste deberá recurrir a trabajadores formados que no sean conductores para su realización. Solo se admite la realización de operaciones de carga y descarga por parte de conductores profesionales en algunos casos, como la distribución de mercancías de almacenes a tiendas, mudanzas y puerta a puerta; y transporte de combustibles, mercancías a granel y porta automóviles, sin perjuicio de las disposiciones especiales para mercancías peligrosas. La medida adoptada por nuestro país vecino ya ha empezado a tener repercusión en nuestro territorio y la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) ya ha anunciado que solicitará a la nueva ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, que España prohíba la carga y descarga de mercancías por parte de los conductores profesionales, tal y como acaba de hacer Portugal. No es nada nuevo, puesto que el propio Comité nacional de Transporte por Carretera lleva solicitando esta misma medida desde hace años y, concretamente forma parte del decálogo de medidas urgentes que se está negociando con el Ministerio de Transportes y cargadores en diversas de mesas de trabajo y que siempre ha chocado con la oposición frontal de los cargadores. Ahora, según señalan desde ASTIC, "los que se negaban a prohibirlo, amparándose en el hecho de que en ningún país europeo existía legislación específica que así lo dictaminase, ya no tienen excusa para no hacerlo. Además, esta prohibición también estuvo recogida en nuestra propia legislación, concretamente en la Ley de Ordenación de los Transportes, entre 2003 y 2013", destaca Ramón Valdivia, director general de ASTIC. Actualmente en España cerca del 70% de los conductores profesionales de vehículos pesados participa en la carga y descarga de la mercancía que transportan, una labor totalmente ajena a su actividad profesional que acarrea abusos, fatiga en los conductores, lo que puede traducirse en siniestralidad al volante; accidentes laborales al ejecutar las labores de carga y descarga y al manipular la mercancía, lo que afecta a los propios conductores (bajas laborales) y a las empresas transportistas que ven incrementados sus costes.